José Vicente
del Valle Fayos

martes 06 de noviembre de 2018

Cuchara de madera

No recuerdo exactamente el modo en que mi madre se valía del refranero español para formular sus advertencias. ¿Decía “en el amor y en el juego la prudencia es lo primero” o decía “en el juego y en el amor la prudencia es lo mejor”?

Debo confesar que no lo sé. En realidad la disyuntiva parece sutil, porque a grandes rasgos ambas expresiones vienen a decir casi lo mismo. Y vaya por delante que nunca he apostado en una partida de póquer ni tengo visos de hacerlo.

El problema es que tampoco he llegado a saber si la cuchara de acero era en casa del herrero o en casa del carpintero. Aunque bueno… en este caso la situación es diferente porque mi madre para cocinar usa cuchara de madera.

sábado 27 de octubre de 2018

Así son los gatos

El pequeño municipio donde he crecido está plagado de gatos. A veces los puedes encontrar en las casas o en los portales, donde los vecinos acostumbran a dejarles algo de comida. Otras veces los encuentras en sitios de acogida o merondeando los contenedores de basura, buscando y rebuscando restos orgánicos para alimentarse.

Algunos gatos ronronean, otros te acarician y después te esquivan… y también hay gatos que se erizan en tu presencia y amenazan con lanzarse sobre ti si te acercas demasiado. Y no es que sean gatos malos. Es que han sufrido malos tratos.

Así es el pequeño municipio donde he crecido.

Así son los gatos.

viernes 26 de octubre de 2018

De golpe

Había superado ya la edad de Jesucristo cuando empecé a rumiar la posibilidad de echar una cana al aire por primera vez. Mi amigo Manolo se había separado de su pareja y esa era la coartada perfecta para organizar un guateque “en buena compañía”.

Durante las horas que transcurrieron hasta llegar al local había estado proyectando las imágenes de aquella situación, nueva para mí. Imaginé un lugar bien iluminado y silencioso donde podría verme charlando agradablemente con una persona amable y educada, dispuesta a mostrarme el camino hacia alguno de esos lugares secretos que se mencionan en las sagradas escrituras. En aquel momento yo pensaba que no tenía nada que perder.

Nunca he sabido si las prisas de Manolo por llegar a aquel lugar fueron la única causa del temerario atropello que nos llevó hasta allí a más de doscientos kilómetros por hora. Sí, a más de doscientos kilómetros por hora. Así fue como llegamos.

Y al llegar, las imágenes que había estado proyectando horas antes se vinieron abajo.

De golpe.

jueves 25 de octubre de 2018

Pretensiones comerciales

Un amigo que se aburre bastante, ahora que abandonó su puesto como comercial de banca, me envía fotografías, bastante aburridas también, de gente que va por ahí presumiendo sin pudor.

Eso de compartir fotografías y vídeos es una nueva moda entre los que se aburren y no tienen otra cosa que hacer. Y los hay incluso quienes han hecho de esta moda una profesión, posando horas y horas frente a la cámara con delicadas prendas que reciben de sus patrocinadores y que anuncian a bombo y platillo en la redes sociales y por doquier…

Pero no sé… A mi me da la sensación de que, a veces más que compartir, lo que se pretende es vender.

Si quiere vender, que se venda él.

lunes 08 de octubre de 2018

La invitación

Ayer llegó la misiva de alguien que me invitaba a abandonar el hábito de fumar. Y mi primera reacción fue de sorpresa porque ya sabes que no fumo. Pero si no fumo, ¿con qué propósito me mandaban la carta?

Desde ayer no he podido abandonar mis cavilaciones sobre aquella misiva, porque a esta reflexión sobre su propósito hay que añadir la sospechosa circunstancia de que su remitente lleva el apellido de mi abuela. Y eso da que pensar, sobre todo cuando llevas una doble vida.

Así que esta mañana, nada más levantarme, me he dirigido al cuarto de baño y he buscado entre los cajones, sobre las estanterías y dentro de la cisterna, con la esperanza de encontrar alguna señal que confirme si mi otra personalidad ha quedado atrapada en el vicio. Quizá podía encontrar, escondida en algún lugar de aquella estancia, alguna pista… una cajetilla de “Marlboro” o un mechero gastado, ¿quien sabe?

Solo después de haber escudriñado a fondo el retrete he conseguido encontrar, en el espejo del tocador, la metáfora perfecta de los vicios que nunca he tenido.

martes 02 de octubre de 2018

Demanda de trabajo

Tres amigos que presumen de tener en su casa un televisor más grande que el tuyo buscan una chica o un chico que quiera formar parte de sus apasionadas ambiciones por 14.000 euros al año, con horario flexible entre las ocho de la mañana y las siete de la tarde e incorporación inmediata, en un entorno de trabajo dinámico con proyectos “muy chulos”.

¿Su plan? “Dominar el mundo”.

Interesadas e interesados enviad vuestro currículum y una carta de presentación antes de que sea demasiado tarde.

domingo 16 de septiembre de 2018

Insolvencia

No sabría decirte la cantidad exacta de tiempo y dinero que mi familia y yo hemos invertido en educación, pero llegados a cierta edad empiezo a pensar que va siendo hora de devolver a la sociedad lo que la sociedad ha invertido en mi. Y sin embargo no sé como explicar la situación a quienes me prestaron aquello que aposté y perdí.

Competencia es ser mejor que otros. Y donde rige la oferta y la demanda no hay sitio para todos. En esta tesitura y reconociendo las pérdidas que he ocasionado, no queda otro remedio:

Me declaro insolvente.

lunes 06 de agosto de 2018

El jardín de mis vecinos

A veces no puedo resistir la tentación de entrar en el jardín de mis vecinos para regar las margaritas, podar los arbustos y colocar tutores a los olivos que allí crecen.

Pero después me siento mal. Tal vez por el hecho de haberme involucrado en el cuidado de un terreno que no es mío. Por haber incomodado a los gnomos de piedra que descansan sobre el césped a la orilla del camino. Por cortar el silencio de un tiempo detenido en la floresta con exámenes de conciencia propuestos en días de fiesta.

Por todo eso y más, quiero decirte que lo siento. Y aunque todos sabemos que lo natural está vivo, no miento si te digo que el jardín de mis vecinos dejaré de pisar.

miércoles 01 de agosto de 2018

No hagas caso

Cuando has pasado la juventud y la mayor parte de tu vida en un pequeño municipio de interior, te conviertes en el candidato perfecto para acompañar a los turistas en sus visitas guiadas.

Ayer, animado por el consejo de mi familia, acompañé a una turista que vino a vernos. Y atravesamos las calles angostas recién decoradas con imágenes de antaño hasta alcanzar la ribera de un pequeño riachuelo que cruza de punta a punta nuestro pueblo.

Mientras hablábamos de los posibles beneficios de mudarse a otra parte, nos cruzamos con algunos vecinos que caminaban por allí. Y me sentí avergonzado por el “qué dirán”.

Sabes que, sin haberte traicionado, los comentarios ajenos pueden lastimar.

No hagas caso.

lunes 30 de julio de 2018

A las puertas de agosto

Las personas que emplean su tiempo en servir a los demás suelen guardar celosamente sus propósitos en una caja de madera.

Al llegar el día de año nuevo, abren la caja y entonan en presencia de sus allegados las metas personales que anhelan alcanzar. A menudo: “me pondré a dieta”, pero sobre todo: “dejaré de fumar”.

Sin embargo yo, que ni fumo ni alcanzo el grado de generosidad que impide a muchos perseguir sus sueños en días laborables, lucho por ellos durante las mañanas lluviosas de verano y las suaves tardes de primavera.

A las puertas de agosto quiero decirte que celebro con una sonrisa cortés el día que tú y yo nos besamos por primera vez.