José Vicente
del Valle Fayos

sábado 22 de abril de 2017

Cazando caracoles

Algunas personas encuentran su propósito vital en el noble arte de agitar la pandereta. Y la agitan una y otra vez porque esa es su pasión. Por la mañana, por la tarde y de madrugada. Y con el transcurso de los años llegan a ser grandes maestros agitadores. Y viajan por el mundo dando conciertos, haciendo vibrar al público con su talento...

Otras personas se consagran detrás de un balón y corren tras él desesperadamente un partido tras otro. Y quiero alegar en su favor que algunas de ellas ganan más de lo que a mí me pagan por cazar caracoles, eso que quede claro. Pero en lo que se refiere a mí, nunca he llenado un estadio ni he sido aclamado por mis actividades heliciculturales. Aún así, me siento feliz porque dispongo de tiempo para mí y tengo una vida plena.

Hacer lo que me gusta y disfrutar lo que hago, esa es mi faena.